Nuestros primeros problemas.

Antes que nada, para resolver un problema -que alguien en clase definió como una situación desagradable- hay que comprender lo que nos dice. Proponemos este sencillo juego de comprensión lectora sobre enunciados de problemas matemáticos:



Después a jugar con Tica, una gallina muy glotona:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

OPINA, COMENTA, VALORA...