Roelibros, un ratón de biblioteca.

La verdad es que esta mañana me he emocionado y mucho. Ha sido una mañana un poco densa, eso sí, pero llena de satisfacciones. La primera venía de la mano de Andreu.


Se había preparado un cuento de Gloria Fuertes, Roelibros. Una historia encantadora de un ratón también encantador, que se comía los libros hasta que aprendió a leer y se convirtió en un ratón de biblioteca. ¡Disfrutaba tanto leyendo que no quería salir de allí!

Ya la historia es entrañable, como todas las obras de Gloria, nuestra Gloria, pero en boca de un niño que se asoma a la lectura, con ese cosquilleo de emoción que le llega hasta la garganta y lo hace respirar agitadamente, es más que emocionante.

Reconozco que soy de lágrima fácil, que no puedo retenerme las lagrimillas al contemplar algo bien realizado y esta mañana Andreu me ha dejado maravillada, con una boca tan grande, que hasta el ipad se ha impresionado.

Claro, que tras este esfuerzo por realizar bien la tarea, está la mano de una mamá entregada a la educación de su hijo. Muchas gracias, Andrea: ¡Habéis realizado un maravilloso trabajo!.

2 comentarios:

  1. MUCHISIMAS GRACIAS POR TODO SEÑO LOLI!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por el trabajo tan bonito, por la tenacidad y el esfuerzo invertido. Aunque creo que ha merecido la pena, ¿verdad?. Un abrazo

    ResponderEliminar

OPINA, COMENTA, VALORA...