Adam recita un poemita sobre la casa.

¿Quién de pequeño no ha dibujado una casa siguiendo esta poesía? ¡Qué recuerdos de infancia cuando Adam la leyó!




Esta poesía sí que era tan fácil, que no pudimos formular ninguna pregunta que moviese el pensamiento, así que el libro se llevó por sorteo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

OPINA, COMENTA, VALORA...